Día 23 y 24: Wooler – Kelso – Lauder

Unimos nuestros pasos a los otros grupos de marchistas que van a Glasgow. También a los pasos de las marchas de defensoras por el agua, la tierra y la vida “para que Retiemble el Planeta”. Que retiemble en los oidos sordos de los gobiernos, en las mentes codiciosas y en los corazones insensibles.

El cambio climático no es solo un problema ambiental sino que es una crisis social que afecta más que a nadia a los derechos de las niñas, niños y jóvenes.

Estos niños nos dieron la bienvenida en Wakefiled

Dedico mis pasos a las personas que nos apoyado, acompañado y nos han acogido en sus casas, todas ellas luchadoras y comprometidas con la paz y la tierra. En especial se lo dedico a Layn, Nellie, Margot y Rubi.

Layn, de doce años, nos acompañó en la etapa de Winchester a Ibthorpe, el 4 de octubre pasado. Ese fin de semana hizo un discurso en los jardines del palacio Buckingham ante numerosos asistentes que finalizó con una gran entrega de firmas a favor del clima.

Nellie y Margot son hermanas gemelas, de 9 años, que nos miraban con curiosidad haciéndose la siguiente pregunta: ¿quién son estos locos que andan lo mismo que nosotras recorremos cuando nos llevan a visitar al abuelo a Glasgow? Estaban ilusionadas con la idea de que integrantes de la marcha fueran a dormir a su casa. Nos tocó a José Luis y a mi y por la mañana madrugaron más de lo habitual para desayunar con nostros.

Rubi, niña de Leeds, que nos acompañó en el recorrido por la ciudad durante la tarde, luego a la noche en la Fiesta de las Luces y a la mañana siguiente. Cuando nos despedimos me regaló una insignia de Extincion Rebellion.

Kendra, coordinadora de Amigos de la Tierra de Darlington, liderando la marcha.

Ayer, de Wooler a Kelso, el recorrido ha sido con más desniveles y la subida al monte Yeavering Bell. El verde de los bosques ha cambiado por los rojos y anaranjados de las colinas. Hemos entrado en Escocia. El recibimiento ha sido lluvia, arco iris, pancartas, música y whisky escocés.

Ya en la 24 etapa, de Kelso a Lauder hemos completado los 800 kilómetros andando, una cifra simbólica que nos acerca aún más a nuestra meta.

Texto: Maribel Roldón

5 comentarios en “Día 23 y 24: Wooler – Kelso – Lauder”

  1. ¡Ánimo que ya no queda nada!, Estáis demostrando que merece la pena esforzarse por dejar un legado a las generaciones venideras, un planeta digno. Gracias

  2. Muchas gracias por este caminar de esperanza, porque van sembrando semillas de consciencia que ya están dando frutos. Cariño y fuerza para l@s compañer@s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *