¿Por qué esta pequeña locura?

¿Por qué un pequeño grupo de personas se ha propuesto caminar casi 1.000 kilómetros y atravesar la isla de Gran Bretaña en una estación fría y húmeda?

Recientemente hemos podido leer en los medios acerca de la severa degradación de los ecosistemas y la extinción diaria de más de 150 especies. También podemos leer que “el cambio climático es generalizado, rápido y se está intensificando”, según el último informe del IPCC. 11.000 científicos advierten que, a menos que se decidan reducciones rápidas y ambiciosas de CO2, el mundo se enfrentará a un “sufrimiento indecible”.

Aunque los países del sur y los pobres serán quienes injustamente más sufrirán las consecuencias, hemos visto cómo los fenómenos climáticos extremos de los últimos meses no respetan a ningún país. Por no mencionar que la Covid-19 ha confirmado la relación entre la degradación de la naturaleza y nuestra salud

Grupo de caminantes bajo la lluvia

Lo que suceda con la Humanidad en las próximas décadas y siglos depende de lo que se decida en la cumbre sobre el cambio climático (COP26) en Glasgow en noviembre de 2021. 

Necesitamos un acuerdo vinculante lo más ambicioso posible para evitar las peores consecuencias de la grave crisis ecológica y realizar una transición hacia una economía global de bajas emisiones de forma más justa. Porque una minoría opulenta emite CO2 desproporcionadamente, mientras que los que menos han contribuido a todo esto son los que más caro lo están empezando a pagar.

A pesar del miedo, la rabia y la ansiedad que nos genera la actual crisis, tenemos el convencimiento de que solo las personas de a pie movilizadas podemos realmente traer los cambios necesarios. 

Simplemente dejar esto en manos de las grandes empresas y las élites políticas no es la buena idea que nos quieren hacer creer. Precisamente así hemos llegado al punto crítico en que nos encontramos. Han tenido su oportunidad desde 1988, cuando se reconoció oficialmente el problema y se creó el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). 

Tristemente aún en 2021 hay quienes se afanan por negar o quitar importancia al problema, voces muchas veces financiadas por intereses privados que pretenden confundir a la opinión pública.

Por todo ello, entendemos como nuestro deber ético hacer este pequeño sacrificio simbólico si puede ayudar, aunque sólo sea un poco, a concienciar a la sociedad ante la tremenda magnitud de lo que está en juego en Glasgow. Nada hoy es más importante.

Este es un proyecto nacido en Zaragoza y está coorganizado por Extinction Rebellion, Ecologistas en Acción y la Alianza por la Emergencia Climática.

Saber más

En esta sección explicamos con el mayor apoyo en informes científicos e instituciones internacionales reconocidas qué está sucediendo con nuestro clima, qué está en juego en la COP26, qué medidas económicas y sociales debemos tomar y qué puedes hacer tú. Haz clic en cualquiera de los puntos para ir directamente a la sección que desees.

1. ¿Qué es la COP26?

La COP (Conference of the Parties) es la conferencia climática anual más importante del mundo, donde cientos de líderes mundiales de todos los países se reúnen para negociar y llegar a acuerdos sobre el cambio climático.  COP significa.  En 2021 se celebrará en Glasgow del 1 al 12 noviembre de 2021 la 26ª edición, de ahí el nombre COP26.

La parte oficial en una COP se lleva a cabo dentro de una zona especial, donde los delegados se reúnen para negociar. También pueden estar presentes representantes de la sociedad civil, organizaciones y medios lateralmente. Activistas suelen organizar actividades reivindicativas paralelas (contracumbres) como talleres, presentaciones, debates y manifestaciones.

Para la COP26, los países tienen la oportunidad y responsabilidad, quizá la última, de adoptar acuerdos vinculantes y ambiciosos que permitan combatir el colapso climático y poder estabilizar el clima en la Tierra.

2. ¿En qué punto del cambio nos encontramos a día de hoy?

Hasta ahora los gobiernos, organismos internacionales y grandes empresas contaminantes han fallado estrepitosamente en fijar una trayectoria de emisiones que garantice no superar 1,5 grados respecto a la era preindustrial para 2100, aumento que se considera relativamente seguro.

En la siguiente gráfica podemos ver cómo ha aumentado la temperatura desde 1850.

¡Ya estamos muy cerca de 1,5°C y sin un cambio muy importante alcanzaremos  de 2,7 ºC para final de siglo!

A partir de 2 ºC podríamos entrar en una senda de no retorno, donde la temperatura se desbocaría hasta 3, 4 o más grados (algo totalmente devastador) y ya no podríamos frenarla debido a los ciclos de retroalimentación positiva como la disminución de hielo (albedo) o la liberación del permafrost en el Ártico.

La línea azul gruesa de la siguiente gráfica representa la trayectoria que llevamos curso de seguir, situándonos en unos letales 2,7-3,1 grados para finales de siglo. La línea verde expresa la tremenda bajada de emisiones que habría que asumir para conseguir alcanzar los objetivos del acuerdo de París de 1,5 grados.

 

 

La siguiente gráfica expresa diferentes escenarios de otra forma, pero que coinciden en lo mismo: los escenarios benignos requieren empezar a bajar nuestras emisiones ya.

 

3. ¿Qué consecuencias tiene el aumento de temperatura?

Cada décima de grado implica la vida o la muerte para miles de personas.

Esto no es un problema a futuro.

El año 2021, que posiblemente sea el año más frío y estable del resto de nuestras vidas, nos ha traído devastadores fenómenos meteorológicos que ya han sido vinculados con el cambio climático. Años como este representan el mejor clima al que podemos aspirar para el resto de nuestras vidas. Si fracasamos en Glasgow, el clima se tornará más y más cálido, anómalo y violento.

Tal como muestra la siguiente gráfica, la frecuencia e intensidad de olas de calor aumenta según aumenta la temperatura media. Cada décima más implica un clima más extremo.

No solo hablamos de olas de calor sino de huracanes, lluvias torrenciales y sequías, que no sólo matarán a miles de personas en catástrofes naturales sino que comprometerán futuras cosechas y las vidas de las personas que dependan de ellas. 

En el siguiente gráfico se puede entender cómo gracias a la mayor energía existente en el sistema climática de la Tierra, las masas de aire frío y cálido se mueven mucho más invadiendo zonas que no les corresponden, generando anomalías climáticas; acordémonos del temporal Filomena o de los recientes 50 ºC de Canadá, los 49 ºC de Italia o los incendios de Grecia con su correspondiente coste humano y económico.

4. ¿Por qué la crisis climática es profundamente injusta?

No todo el mundo emite igual: El 1% más rico de la población emite más del doble de CO2 que la mitad más pobre de la humanidad, mientras tanto, el 50 % más pobre de la población mundial genera tan solo el 7 % de las emisiones acumuladas.

La siguiente gráfica explica que si el 10% más rico redujera sus emisiones hasta igualarlas a la media de la UE, ¡de golpe reduciríamos las emisiones mundiales casi un tercio!

Por supuesto, son los más pobres, los que menos han contribuido al cambio climático quienes más pagarán las consecuencias, en muchos casos convirtiéndose en refugiados climáticos o con su vida, ya sea a causa de desastres naturales o inseguridad alimentaria.

Sin embargo, creer que el cambio climático solo afecta a los países pobres y vulnerables es un gran error. Nadie está a salvo y el clima extremo también afecta a los países más ricos.

Hay hoy estudios que cifran en 83 millones de personas [sic], el número de muertos sólo por las olas de calor en este siglo. Por otro lado, el Banco Mundial predice que “el cambio climático, si no se controla, empujará a 132 millones de personas a la pobreza en los próximos 10 años”.

Podemos concluir esta cita de Tim Gore de Oxfam: “el consumo excesivo de una minoría adinerada está alimentando la crisis climática, pero son las comunidades pobres y los jóvenes quienes están pagando el precio. Esta desigualdad de carbono tan extrema es una consecuencia directa de la búsqueda de décadas de nuestros gobiernos de un crecimiento económico extremadamente desigual e intensivo en carbono ”.

Más información en el Informe de Oxfam: “Combatir la desigualdad de las emisiones de carbono” (PDF).

5. ¿Cómo afecta el cambio climático a la salud humana?

La Organización Mundial de la Salud considera que el cambio climático es potencialmente la mayor amenaza para la salud del siglo XXI”; éste influye en los determinantes sociales y medioambientales de la salud,a saber, un aire limpio, agua potable, alimentos suficientes y una vivienda segura.”

El cambio climático exacerba algunas amenazas para la salud y crea nuevos desafíos de salud públicos. La OMS espera 250.000 muertes por año solo por problemas de salud directamente relacionados con el cambio climático.

Más info: OMS – Cambio Climático y Salud

6. ¿Qué está en juego en la COP26?

Hasta ahora se ha proyectado una ilusión de acción climática mientras que las medidas reales han sido pospuestas y la emisión de gases invernadero ha continuado aumentando sin parar desde que se creó en 1988 el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU) .

Las naciones ricas también prometieron 100 mil millones de dólares al año para ayudar a los países más pobres a reducir sus emisiones y protegerse contra los impactos climáticos. Los países más afectados reclaman que ese compromiso se concrete.

Es fundamental que haya un acuerdo firme en todas estas áreas. Pero para que la COP26 sea un verdadero éxito, los líderes deben ir más allá de los compromisos que ya han asumido y respaldar sus promesas con planes e inversiones concretas. Por ejemplo, se deben detener todos los nuevos  proyectos de combustibles fósiles de inmediato y dejar de quemar carbón por completo.

Aunque parte de los efectos del cambio climático ya son inevitables, aún estamos a tiempo de detener y posiblemente revertir el aumento de temperaturas si con una acción global decidida conseguimos reducir las emisiones globales a la mitad para 2030 y alcanzar cero emisiones netas a mediados de este siglo.

7. ¿Qué dice la ciencia sobre nuestro modelo económico basado en el crecimiento capitalista?

Hay científicos dentro del IPCC muy preocupados por la situación actual de emergencia. Temerosos de que las conclusiones de sus informes se suavizaran al publicarse algunos de ellos han filtrado  sus informes para que el público conozca la realidad tal como es.

Concretamente, el primer borrador del resumen del Grupo III, el encargado de analizar cómo reducir las emisiones, mitigar y atenuar los impactos dice lo siguiente:

La vida en la Tierra puede recuperarse de un cambio climático importante evolucionando hacia nuevas especies y creando nuevos ecosistemas. La humanidad no

Los científicos del IPCC en sus informes filtrados consideran el decrecimiento es clave para mitigar el cambio climático. Es decir, deberíamos renunciar al crecimiento económico capitalista basado en una expansión sin límites vinculado a los combustibles fósiles.

Desde el grupo Scientist Rebellion se afirma lo siguiente: 

“Hemos filtrado el próximo informe del IPCC. No hay más tiempo, no hay tiempo para la inacción continua: la gente merece saber AHORA lo que nuestros políticos corporativos les han hecho.”

“Filtramos el informe porque los gobiernos, presionados y sobornados por las industrias de combustibles fósiles y otras, protegiendo su ideología fallida y evitando rendir cuentas, han editado las conclusiones antes de que se publicaran los informes oficiales en el pasado. Lo filtramos para mostrar que los científicos están dispuestos a desobedecer y tomar riesgos personales para informar al público.”

El informe establece explícitamente que el cambio incremental no es una opción viable. Afirma que los cambios de comportamiento individuales por sí solos son insignificantes. Afirma que la justicia, la equidad y la redistribución son esenciales para la política climática.

Se acepta implícitamente que los escenarios de mitigación suponen pérdidas del PIB. En el fondo, se admite lo que decía la propia Agencia Europea del Medio Ambiente: “la preservación medioambiental no es compatible con el crecimiento económico”.

Tal como explica el científico Fernando Valladares, reducir la emisión de gases de efecto invernadero supone frenar el desarrollo económico tal como está planteado, reorganizar y limitar la generación de energía, transformar completamente el transporte de mercancías y personas, reducir la agricultura y la ganadería intensivas, y reorganizar las ciudades empezando por el aislamiento de las viviendas y terminando por la gestión del tráfico y de los residuos.

La conclusión es que necesitamos un drástico cambio de políticas y una inversión masiva para mantener nuestra civilización dentro de los límites biofísicos del planeta. Eso requiere transformar los sistemas de energía, el transporte, la industria, el uso de la tierra, la agricultura y la vivienda. 

Para evitar el colapso climático deberíamos abandonar el culto a nuestra economía depredadora.

8. ¿Qué podemos hacer?

No podemos pretender bajar de forma muy importante las emisiones a nivel global tal como la situación exige y que todo siga exactamente igual. 

Estamos hablando de cambios profundos y sistémicos que requieren disociar culturalmente una calidad de vida alta con una vida intensa energéticamente y de altas emisiones. Para ello, necesitamos nuevas narrativas que pongan en valor una vida más tranquila, menos consumista, más equilibrada y con mayor tiempo libre.

En el fondo, debemos probar si somos capaces de hacer un esfuerzo para asegurar nuestra propia vida y la de las generaciones futuras, así como la de miles de otras especies con las que compartimos planeta.

Rogamos a la gente que se movilice,  y entre en resistencia no violenta o la forma que encuentre más adecuada en sus vidas. Los movimientos sociales ya se están organizando a través del Acuerdo de Glasgow para redoblar la presión en cada país.

Te invitamos a unirte a Ecologistas en Acción o Extinction Rebellion o el grupo con el que sientas más afinidad para aplicar máxima presión sobre este sistema genocida, para doblegarlo antes de que nos lleve a todos con él.

 

También puedes unirte a nuestra marcha o hacer una donación.